viernes, 29 de julio de 2016

Esos pequeños monstruos


Tenemos la curiosa tendencia inconsciente a mirar a nuestros pequeños hijos como si fuesen adultos y por lo tanto a esperar de ellos a veces, comportamientos de adultos. Quizás sea porque no soportamos tanta inocencia ni tanta transparencia. Es demasiada Luz para nuestros cansados ojos nublados por la miseria humana, por la desconfianza, el miedo y cuanta emoción tóxica hayamos implantado en nuestra alma.

En esa lógica, hemos llegado a pensar que nuestros hijos son verdaderos monstruitos dotados de una particular característica. Hacernos colapsar y manipularnos cual psicótico que genera estrategias truculentas para engañar a su prójimo.

Pensar que nuestros pequeños nos manipulan es una fantasía propia de mentes que esperan lo peor del mundo y caminan con desconfianza por la vida. Los niños son incapaces de tramar estrategias fríamente pensadas para manipularnos. El hecho de que un niño llore no significa que desea conseguir de manera truculenta las cosas, llora porque algo necesita. Y su llanto no puede ser más genuino. Cuando un niño llora debemos atenderle pues significa que lo está pasando mal, está sufriendo. El llanto no es solo una forma de comunicación como suelen plantearlo ciertas corrientes de crianza, instalando de paso la creencia que tenemos frente a nosotros pequeños y racionales monstruos manipuladores.

Paul Ekman, un notable psicólogo inglés, ha desarrollado un modelo interesante para descubrir las mentiras que los seres humanos decimos contrastando lo que se dice con las emociones que invariablemente aparecen al mentir y que se manifiestan a través de gestos y micro expresiones en el rostro. Lo anterior es válido en el mundo de los adultos pues los niños, no son capaces de disimular mentiras y por lo tanto sus infantiles rostros son transparentes frente a lo que sienten, definitivamente están en una situación de disconfort.

Si un niño se entristece y hace “pucheros”, es algo real. Algo está ocurriendo en el que se manifiesta la emoción sin tapujos. Lo mismo ocurre con el llanto. El llanto en un niño denota dolor, deseo de estar con la madre, hambre de leche materna o simplemente contacto, voluptuosidad materna. Sin embargo es común escuchar aquello de “ten cuidado porque hará lo que quiera contigo”, o “déjalo llorar para que se acostumbre a estar solo”, o el típico “te está manipulando con su llanto”.

Maquinamos historias en nuestra mente que nos hacen creer que nuestros pequeños están dotados de artilugios propios de los adultos y en realidad lo único que nuestros pequeños quieren es presencia materna y lo único que entregan es amor. Ellos son lo más genuino que hay, por lo tanto cabe preguntarse si no será un pedido desplazado el que hace que el niño lloré, patalee o haga una rabieta, pero eso lo hace no para manipular sino para mostrar su sentir genuino de dolor, tanto nos pidieron algo y no se lo dimos en su momento que después el niño lo manifiesta con todo su pequeño cuerpo.

No veamos en los demás aquello que es propio de nuestras mentes nubladas por el paso del tiempo y las experiencias en donde hemos aprendido que el mundo es peligroso y las personas, en tanto puedan hacerte daño lo harán. 


Oscar Cáceres
 Coach, Creador de Extraordinary People Model, speaker internacional. 
@ocaceres 
www.oscarcaceres.com




miércoles, 8 de junio de 2016

Televisión con educación

Por @punketa

En estos últimos días y analizando un poco sobre series y/o películas que nos ofrecen los distintos canales de tv e incluso streaming, como Neltflix, encontré una gran cantidad de programas que ofrecen hoy en día para los niños. Si ustedes recuerdan, hace 20 o 25 años, la oferta televisiva estaba muy sesgada a lo que los canales ofrecieran, no sólo para niños sino también para adultos. Solo teníamos unos cuantos canales (en el caso de Colombia) en los cuales no teníamos opciones de seleccionar muchas veces lo que queríamos, así que nos conformabamos con solo ver lo que estaban "pasando".

Ya con esta nueva ola de tecnología, información, internet y demás, tenemos hoy en día un carrusel de opciones interesantes, en especial para nuestros chiquitos, incluso se encuentran distribuidos para rangos de edades o de tipos de narrativas en las que se desarrollan.

He notado que Eric le gustan los programas en los que existan carros, motos, maquinaria en general, pero sobre todo aquellos en los que exista colaboración y ayuda a los demás. Le encanta ver como los grupos de amigos siempre terminan ayudando a otros sin importar que tan complejo sea el problema. Uno de estos programas es Paw Patrol, una patrulla de cachorros que funcionan como policías, que junto con sofisticados vehículos, colaboran a los habitantes del pueblo en su diario vivir. Curiosamente, Eric es un niño muy colaborador, en especial con las tareas domésticas, le encanta saber que es útil con cualquiera que sea la tarea que le indique. Ayuda a barrer, a trapear -aunque haga más desorden ;) -, le encanta ayudar en la cocina y una vez finaliza dice con orgullo "Es un placer ayudar". Él sabe que no siempre estoy con la mejor disposición cuando me encuentro enferma pero siempre me saca una sonrisa cuando dice con seguridad que él es mi hijo y que él debe ayudar.



Al ver que ciertas series o películas tienen un contenido apropiado para los niños, me siento tranquila que hay opciones interesantes en las que podemos confiar como padres. Tenemos diversos canales por cable, películas en discos y creo que unas de las mejores hoy en día que es Netflix. Tener el lujo de no preocuparse por el contenido de ciertos programas de tv es algo que nuestros padres jamás hubieran imaginado. En el caso de internet... mejor lo hablamos en otro post.




lunes, 9 de mayo de 2016

Educación sin represión

Por: @punketa

En días pasados fui al colegio a recibir el boletín de notas de mi hijo. En uno de los comentarios de la profesora me comentó que Eric no había trabajado en una clase de arte, en la cual debía realizar un dibujo complementario de acuerdo a una figura de un perrito pegada en el centro de la hoja. Eric, según me comentó la profe, empezó a colorear de muchos tonos el fondo de la hoja. Le preguntaron que qué estaba dibujando y dijo que un simple fondo para el perro, pues realmente no lo había 'puesto' ni en el cielo, en un parque o en una casa, solo pinto y pintó. El problema surgió porque no le gustó a la profe que Eric no quisiera pintarle algo 'real' al perrito en el fondo. 

Me sorprendió tener una queja de la profesora porque en clase de arte Eric no había hecho algo 'real'. ¿Están en clase para realizar un dibujo libre pero no aceptan que dibuje lo que él quiere? ¿Qué quieren en este caso si es una clase de arte? Me molestó que hubieran hecho referencia a que Eric no fuera capaz de dibujar algo real cuando le pidieron dibujar lo que quisiera. Si está en clase de ciencias y le piden dibujar una flor, les aseguro que lo realiza y lo hace actualmente.

Que Eric sea un niño inquieto no significa que no sea lo suficientemente capaz de aprender o de saber como funcionan las cosas a su alrededor. Es una burla tener una clase de arte que obliguen a los niños a que piensen igual que los demás. De mi parte no lo acepto, no le diré a Eric que en un dibujo libre pinte el cielo de azul cuando lo quiera ver verde; no le diré que deje de soñar y de que imagine cosas locas; no le diré que deje de utilizar las partes de sus pistas de hotwheels para usarlas como robot. Definitivamente no haré lo que todos piensan que sería bueno. El aprenderá muchas cosas sobre números, ciencias, historia y todo lo que conlleva una vida escolar; cada cosa nueva que el aprende es algo bueno para su vida. Solo espero que su imaginación, sus juegos, sus dibujos lo hagan darse cuenta que es un ser libre, de que es un ser independiente, que es diferente, que a pesar de ir a un colegio a aprender cosas que al final todos sabemos, él puede pensar por si mismo.

Dibujo libre de un 'videojuego' con sus controles
Estamos acostumbrados a que nos moldeen tanto desde pequeños que al final resultamos siendo igualitos. No digo que quiera cambiar el método de educación porque sencillamente es algo complicado para mi, solo pienso que es importante soltar un poco la pita de esas reglas de pensamiento tan estructurado. Cabe aclarar que el respeto y las responsabilidades siempre deben ir de la mano en cualquier método que se quiera implementar.


lunes, 25 de abril de 2016

Con Netflix, el tiempo también vuela

El tiempo pasa rápido, muy rápido. Mi Eric crece descontroladamente y hasta dentro de poco se le va a caer su primer diente. El tiempo es una ilusión que si no aprovechamos se nos pasa en un abrir y cerrar de ojos. El tiempo pasa tan rápido que fue hasta un poco más de dos años que empecé a ser usuaria de Netflix junto con Eric.



En ese momento no había descubierto tantas series originales Netflix como ahora; es más, creo que eran muy pocas, así que aprovechabamos a repetirnos las películas animadas que tanto nos gustan. Y existiendo tan poca oferta en televisión por cable pues la verdad era la opción más adecuada en esos fines de semana lluviosos cuando no había poco por hacer. 

Acepto que he sido una usuaria más frecuente ya que mi enfermedad me lo ha 'permitido', igual ha sido un gran alivio poder contar con tanta variedad para pasar el rato en familia en esos días en que preferimos quedarnos en casa. Y si, lo acepto, somos buenos televidentes, de películas y series, y eso nos ha permitido explorar un sin fin de opciones disponibles. Eric desde ya hace unos buenos meses sabe por sus propios medios como seleccionar una serie o película de elección lo cual me indica que está creciendo y que ya es dueño de sus decisiones. Creo que influye mucho el hecho que anda leuendo mucho mejor porque antes yo le comentaba cada opción que iba seleccionando.

Allí es cuando me doy cuenta que el tiempo vuela y que mi hijo sigue creciendo, se hace independiente, se hace un niño grande y eso me enorgullece. Creo que el un abrir y cerrar de ojos Eric ya no tendrá perfil para niños en su sesión.


martes, 12 de abril de 2016

El acoso o bullying por parte de docentes


Mi hijo tiene en el momento en el que escribo 7 años... Y para cuando iba a cursar el primero el tenía 5 años de edad con toda la alegría e ilusión busque un colegio cerca de casa, que fuese pequeño y con pocos alumnos para que estuvieran pendientes de él, y eso fue un error. 


Yo fui una niña que padeció el bullyng y por eso trate de tener todos los cuidados para que mi hijo no sintiera lo mismo, pero... Que fatalidad! resulta que el acoso escolar o bullying no sólo se recibe de los otros alumnos si no que  también lo pueden generar  profesores, coordinadores, orientadores, en fin  adultos, tal y como fue el caso de mi hijo al que por más que se quizo adaptar no se lo permitieron, y no sus compañeros si no los propios adultos del colegio especificamente la coordinadora tanto fue el acoso que hasta estuvimos en psicólogo ambos pues las quejas eran tantas, diarias y variadas que llegue a dudar de mi misma como madre, como mujer, como persona...diario era una nota, una queja y en ninguna actividad de diversión o que generara esparcimiento era incluido (idas al parque, al zoológico, visitas a museos, etc.), era sacado de clases para que no compartiera con sus compañeros y tomaba las clases sólo en la oficina de la coordinadora (mientras ella, la señora coordinadora le contaba lo bien que la habían pasado en x actividad a la cual el no había ido porque no merecía ir), era excluido de las clases de educación física y clases que fueran al aire libre y en algún momento  llegaron a quitarle los recreos...todo esto a un niño de 5 años para cuando era mitad de año cumplió los 6 años y sin embargo todo siguió igual, 


Mi niño perdió las ganas y el deseo de ir al colegio se volvió rebelde y se trataba así mismo con calificativos negativos como "bruto" "tonto" "malo"...la solución fue llevarlo a psicología por que la coordinadora insistía que el niño era el peor en un colegio donde alumnos de bachillerato habia, osea el peor del colegio un niño de 5 años comparado con niños más grandes y adolescentes eso es como para llorar, desesperarse y hasta pensar que se esta en una película de terror, sin embargo aunque esa señora nada mas que por chocanteria y pensando que lo hacia por demostrar su punto equivocado me envió con el niño a que visitara a algún psicólogo y fue lo único bueno que pudo haber hecho en su vida. 

La psicóloga recomendada por una amiga es una mujer con una calidad humana y un profesionalismo excelente desde la primera sesión se dio cuenta que a mi hijo no le pasaba nada que era un niño normal claro que eso no lo supe yo hasta que ella no término todas las sesiones necesarias para corroborar lo que sospechó desde un principio...tu hijo es un niño normal su comportamiento es acorde a su edad y me dijo que lo más probable era que sencillamente el niño estaba recibiendo mal trató en el colegio, que lo que se veía y evidenciaba era que un niño de 5 años no le había caído bien a un adulto en este caso  a la coordinadora y que lo mejor era que sacara al niño de ese colegio urgentemente. 


El bullying también es generado por adultos hacia niños...el bullyng afecta y cala hondo... mi hijo no sólo tuvo que empezar de nuevo en otro colegio si no que tuvo que volver a empezar de cero a confiar en la vida escolar en los profesores pues su confianza en ellos quedó muy deteriorada....y como Dios obra tan perfectamente encontramos  en otro colegio una profesora excelente que lo supo guiar y con su ayuda mi hijo logró llegar a ser el "niño de la semana" dos veces, título que obtienen los niños con logros y comportamientos óptimos en el transcurso de la semana de clases y yo me sentí más tranquila, más serena, orgullosa y confiada en las capacidades de mi hijo ....puedo decir que la vida me golpeó dos veces por el bullying la primera vez cuando estaba en el colegio y lleve cual quier clase de maltrato desde psicológico hasta físico y la segunda sufriendo a llanto corrido por lo que le ocurría a mi hijo torturándome pensando en mis fallas como madre y en la falta de confianza que estaba creciendo en mi, este segundo bullying en mi vida venía con más fuerza que el primero por que hacia sufrir al ser que más amo en esta vida, al ser por el que haría hasta lo imposible para hacerlo feliz ....y aunque muchas personas me dicen ahora que ellos hubiesen actuado con violencia contra esa coordinadora se que el mejor ejemplo que le pude dar a mi hijo es que con violencia no se resuelve nada que lo mejor es buscar ayuda y alejarse de donde uno no se siente bien o no lo hacen sentir bien por que eso da paz mental. 


A esa "señora" me la he encontrado 2 veces no he podido evitar que mi hijo al verla trate de esconderse detrás de mi y decirme "Mami ahí esta  miss xxxx"  El con esa actitud le hace saber que es una "bruja horrorosa" que por fortuna ya no esta en nuestras vidas, pero veo con tristeza todavía el temor de mi hijo hacia ella y ese temor es una situación que como madre me duele que haya tenido que pasar pero que como persona esperó la convierta en una experiencia para que camine en esta vida sabiendo reconocer cuando alejarse de lo que le puede hacer daño.

sábado, 12 de marzo de 2016

Cyberbulling


Por: Catalina López Zuluaga


Muchos suelen interesarse en este dañino fenómeno cuando les afecta directamente, pero el cyberbullying debería ser una preocupación prioritaria en comunidades familiares, colegios y universidades, ya que el porcentaje de abusos en las redes se está incrementando progresivamente, y aunque no nos afecte directamente podríamos estar hablando del futuro de nuestra sociedad.
Las implicaciones del cyberbullying trascienden a las víctimas, pues incluso los perpetradores están perjudicando su propio futuro y el de otros, los testigos y cómplices son tan culpables como el bully, pues permiten que la situación siga ocurriendo y se multiplique alrededor del mundo.
Ahora bien, ¿Cómo poner nuestro grano de arena para corregir esta tendencia? ¿Qué podemos hacer para protegernos y proteger a otros? Esperamos que este artículo pueda ilustrarte sobre ello.
¿Cuándo se habla de cyberbullying?
Todo aquel que reciba de forma constante una retroalimentación negativa en las redes puede estar sufriendo de cyberbullying. Cuando hablamos de retroalimentación negativa en internet estamos hablando de publicaciones, imágenes, comentarios, respuestas, chats, etc. Que insulten, hablen o expongan negativamente a una o varias personas sin motivo aparente.
El bullying por lo general le pone cara al abusador, sin embargo cuando este comportamiento se traslada a la web, cualquiera puede serlo creyendo que no hay consecuencias si no descubren su identidad. Es por ello que el problema se ha hecho cada vez más grande, y los cómplices se han multiplicado, gracias a la creación de cuentas falsas o aplicaciones como Snapchat que borran los mensajes, fotos y videos luego de algunos segundos.
¿Qué consecuencias puede haber en casos de cyberbullying?
Las víctimas son las primeras y más afectadas, pero eso no quiere decir que los efectos dañinos se limiten a las mismas, pues perpetradores, cómplices e incluso testigos sufren secuelas en ésta situación.
Para las víctimas hay dos caminos posibles, en algunas ocasiones los afectados pueden caer en conductas depresivas, que si no se superan a tiempo pueden llegar incluso al suicidio en su última etapa, no obstante quienes “se recuperan” en su mayoría tienen problemas de autoestima, se convierten en personas introvertidas, ocultando sus talentos y habilidades, lo cual limita así su éxito en el futuro.

Otras víctimas toman un camino más violento, pues crece en su interior el sentimiento de venganza, convirtiéndose poco a poco en futuros acosadores, de allí que el bullying sea considerado un círculo vicioso.
Pero los perpetradores no salen nunca victoriosos, muchos han recibido acusaciones legales, que no solo los perjudican a ellos sino también a sus padres. Este tipo de mancha en su reputación es fácilmente visible, aún si no hay consecuencias legales, pues ninguna empresa o socio de negocios querrá jamás contratar o vincularse con un abusador, lo cual también perjudica el futuro de esos chicos.
Varios estudios han determinado que presenciar estos actos de acoso, está íntimamente relacionado con los pensamientos suicidas, y la falta de interés por el futuro, de modo que se hace imperante controlar esta situación antes de que se salga de control.
El cyberbullying es una bomba que se destruye así misma y arrasa todo lo que hay a su alrededor.
¿Cómo puedo ayudar para impedir el cyberbullying?
En primer lugar para proteger a nuestros hijos, es importante desarrollar una alta autoestima en ellos, darles amor, comprensión y educación basada en valores humanos, en segundo lugar es vital monitorear de cerca la actividad online de nuestros hijos a través de softwares de monitoreo y control parental, de modo que puedas atacar el problema antes de que se salga de control.
Evitar el uso continuo de las tecnologías es un factor positivo, pues al tener espacios de recreación con la naturaleza, actividades deportivas o artísticas, puedes contrarrestar el bombardeo negativo y mostrarles nuevas formas de hacer amistades y/o divertirse.


Y como buen ciudadano y padre debes denunciar los casos de cyberbullying que presencies incluso cuando no están directamente relacionados contigo, mientras haya más personas defendiendo a los perjudicados, existirán menos probabilidades de que alguien se arriesgue a molestar a los demás.
¡Pon de porte, dile no al cyberbullying!





martes, 1 de marzo de 2016

Mis tardes de películas con Netflix

Por: @punketa

Les confieso que en los últimos meses, y teniendo mi fibromialgia a flor de piel, los planes caseros y tranquilos han sido mis grandes aliados cuando de estar con mi familia se trata; no tengo suficientes energías para salir y muchas veces me remito a estar en cama. Sé que muchas veces estar viendo tv tanto tiempo no es tan beneficioso, pero créanme, es mi opción para compartir un rato con mi hijo y mi esposo sin esforzarme demasiado.

Al principio no le saqué mucho provecho a Netflix, pero con el tiempo suficiente de ponerme a 'cacharrear' con el control remoto del tv, descubrí que Eric podía seleccionar muchos programas y películas. Los sábados en tarde son mis preferidos para el plan película, nos arropamos con una cobija súper cómodos y empezamos a seleccionar qué queremos ver. 

Eric, como buen niño de 6 años, ya ha visto prácticamente cada película como 472928 veces, así que lo más seguro es ver de nuevo alguna película animada de pixar, disney o dreamworks. Confieso que soy una gran fanática de las películas animadas y aún me sigo riendo como china chiquita, así que para mi es bastante fácil seleccionar algo que ver. Eso si, muchas veces juntos preferimos ver películas a series, ya que podemos comentar durante o después de alguna escena que nos gusta. 

Mientras seleccionamos que ver y si va a ser toda la tarde, lo mejor es preparar maíz pira casero (o palomitas) con jugo o lo primero que nos encontremos de tomar. Eso si, debe ser suficiente porque a Eric le encanta y por supuesto debe durar mucho tiempo. Nos encanta comer comida chatarra los fines de semana (lo acepto y no me da pena admitirlo) así que aprovechamos a comer lo que no comemos durante la semana.

No puedo evitar decir que me encantan los sábados de flojera, sabiendo que al día siguiente no tenemos que levantarnos temprano; que tenemos una gran selección de películas y series por ver a través de Netflix; que comemos lo que queremos sin remordimiento. Los sábados puedo decir que son mis días preferidos para disfrutar de Netflix con mi familia.


Los dejamos con un pequeño adelanto de la nueva serie de Netflix, Fuller House, que ya se encuentra disponible en Netflix para que compartan en familia.

¿Y ustedes cómo se divierten en la noche con sus familias?