miércoles, 26 de octubre de 2016

El amor le ganó a mi egoísmo.

Por: Carolina Cervantes

No todas las mujeres tiene el chip de la maternidad, eso está mas que claro. Algunas detestan a los niños, prefieren sus perfectos cuerpos de conejita Playboy, otras no se imaginan sin el empleo como gerente con el super sueldazo, algunas otras solo quieren viajar, estudiar, vivir experiencias inolvidables, conocer el mundo, y no las juzgo, porque eso mismo era lo que yo quería hacer. Yo juraba no tener el chip de la maternidad, resultó ser no se me había activado.

Tenía apenas 22 años, estaba en último año de comunicación social y periodismo en una universidad privada, mis notas eran perfectas, tenía pocos amigos, andaba en una depre terrible, que aún no me explico la razón, acababa de salir de una relación de casi 4 años y me gustaba alguien, ese alguien no vivía en Barranquilla, después de planear una escapada para celebrar su cumpleaños, nos encontramos en un punto medio. Yo nunca he sido de beber, casi no me gusta porque odio el guayabo, pero ese día me tomé hasta el agua del florero, cerveza, vino barato y yo no sé que más, compartimos con unos amigos mutuos, hablamos mucho, nos reímos y al final de la noche nos quedamos solos, y yo sola, casa sola, venga le digo, etc, etc, etc... No nos cuidamos (Yo sé, valgo... porque siempre lo había hecho). Al día siguiente pagué los $17.000 pesos peor gastados de mi vida, compré las dichosas Postday, que como ya todos saben no sirvieron para nada. Pasamos el finde juntos, todo bien, cada uno de vuelta a su realidad.

Él en su universidad, yo en la mía, todo normal. Llevaba meses con problemas en el ciclo menstrual, un mes si, el otro no, de manera que el retraso no se me había hecho raro. Ya había decidido ir a una ginecóloga a que me revisara y me dijo que antes de mandarme cualquier medicación debería hacerme unos exámenes de sangre, entre esos uno de embarazo. Recuerdo que era martes y estaba nublado, tenía que hacer un trabajo para la profe Miriam y me reuniría con unos compañeros después, pero antes iba a pasar al laboratorio para recoger los resultados, sin tener la menor idea de lo que pasaba, agarré los papeles y los iba leyendo mientras salía, no entendía nada, eran cosas de hormonas y eso, en la última hoja estaba el de embarazo, decía en mayúsculas POSITIVO, me detuve en esa palabra, la leía una y otra vez. Era como si me hubiera caído una piedra enorme en el pecho, no podía respirar y empecé a llorar, crucé la calle y me monté en la primera buseta que pasó, pasaban tantas cosas por mi cabeza... Para resumir el cuento, el chico en cuestión dijo que respondería -Inserte risas pregrabadas- mis papás me apoyaron porque me aman profundamente, terminé el semestre como pude, luchando con las nauseas vespertinas...

¿Qué de raro tiene mi historia? Nada la verdad. Una pelaita boba que no se cuidó, que metió la pata y que ahora tendría una responsabilidad PARA TODA LA VIDA. Y precisamente eran esas las palabras que me asustaban, el embarazo era apenas el comienzo de todo, yo quería irme a Argentina o a Bogotá a estudiar periodismo deportivo y fotografía, quería viajar, ir a Europa, quería enamorarme, comprar muchas cosas, ahora nada de eso seria posible y si en ese momento hubiera sabido que estaría sola en este camino de la maternidad, todo habría sido peor. Por esos días era un manojo de miedo, de incertidumbre, era el saber que literalmente no podía ni con mi propia vida, porque a pesar de los sueños, las buenas notas, la familia, los amigos, etc, me sentía vacía, me quería morir y suicidarme era una idea muy frecuente en mi cabeza (Nunca hablo de eso, la verdad no me gusta), ahora, una vida, la vida de mi hijo o hija dependería de mi y la verdad yo era la mata de la irresponsabilidad y el egoísmo, o por lo menos eso pensaba hasta el momento.

Una compañera de la universidad x con la que poco hablaba, se me acercó luego de clases y me preguntó: '¿Y lo vas a tener?', era la primera vez que esa idea llegaba a mi cabeza desde que me enteré que iba a ser mamá. Nunca, nunca, NUNCA contemplé el aborto dentro de mis posibilidades, más que por razones religiosas, no lo hacía por convicciones personales. Obvio, habría sido la salida fácil, en unos meses terminaría la universidad, buscaría una beca en Argentina, la vida seguiría como si nada y hoy seguramente estaría en FOX Sports hablando de la penosa eliminación de Junior en la Copa Sudamericana o tomando fotos para algún medio prestigioso. Yo nunca fui de esas mujeres que le gustaban los niños, de hecho me parecían inmamables, llorones, sucios, llenos de mocos y costosos, sobretodo costosos. Sí quería ser mamá, pero por allá a los 35 años cuando me hubiera cansado de vivir todo, pero no a los 22 años cuando la vida apenas me tenía preparado lo mejor.


Hace poco alguien en Twitter me preguntaba si en caso de que los médicos se hubieran dado cuenta de la discapacidad mi hija cuando estaba embarazada habría decidido abortar, y no, no lo habría hecho ¿Quién putas soy yo para quitarle la vida a un ser tan indefenso, sangre mi sangre, con mis genes, con mi vida?. Obvio, no es fácil ser su mamá, las enfermedades, las largas estancias en las clínicas, las convulsiones, etc... Pero ella me cambió, hizo de mi una mejor persona, por primera vez dejé de pensar en mi, en lo que yo quería, para pensar en lo qué era ideal para ella. Ahora una vida dependía de mi, eso suena aterrador, pero me siento tan invencible como Wonder Woman, y todo gracias al amor que siento por mi hija -eso sonó taaaan cursi-

Virginia Mayer en la crónica sobre su aborto -que pueden leer aquí- decía que lo hizo por ella, por su vida, por su salud: "Tengo conciencia de que manipulé el destino y apagué una vida, pero elegí la mía". leer esta frase me motivó a escribir este texto. Recordé mi embarazo, recordé como día a día veía como una vida crecía dentro de mi, reafirmé una vez mas que tomé la decisión correcta. Ser mamá es un acto de amor único, dejé mi vida a un lado y empecé a vivir para mi hija. El amor le ganó a mi egoísmo, no podía apagar una vida que apenas empezaba, simplemente no soy capaz.

Cada persona es libre de hacer lo que quiera, todo queda en la conciencia, en el karma, en el 'what goes around, comes around'... Me es difícil no juzgar a Virginia Mayer o a cualquier mujer que haya abortado, esa siempre debe ser la última opción, seguiré pensando que pudieron ser un poco más valientes y menos egoístas, que deberían tener un poco más de tetas y ovarios para afrontar algo así. Aunque debo reconocer que no cualquiera habla de algo tan delicado, no es fácil, punto para Virginia, pero bueno, son mis convicciones personales y lo que yo piense no hace la diferencia.

A las 6:00 PM saldré de la agencia, me montaré en una buseta llena, escuchando vallenatos a todo volumen porque perdí mis audífonos y cuando llegué a casa estará la mujer de mi vida esperándome, bella y sonriente como siempre, recordándome que somos fuertes, que el amor cura y que el egoísmo te puede matar.

viernes, 7 de octubre de 2016

Un florero personalizado en 5 sencillos pasos

Muchos tenemos en casa botellas de vidrio que no usamos o jarrones viejo que los guardamos porque no están muy presentables. ¿No te gustaría tener algo nuevo y distinto en casa, aprovechando esas botellas o jarrones en desuso?

El día de hoy te traemos la alternativa perfecta para que puedas tener un florero personalizados  a base de esos envases reciclados. Una opción ideal para decorar tu casa con algo distinto.

Si deseas hacer un regalo distinto, este florero personalizado también servirá para que puedas sorprender a una persona especial. Sin más preámbulo te dejamos esta interesante infografía. 

Link de la información: http://hanaflowers.com.pe/blog/5-pasos-para-hacer-un-florero-personalizado

Tomado de Haná Flowers


domingo, 18 de septiembre de 2016

El zinc y el sistema inmune de los niños

1 de cada 2 niños, de 1 a 4 años en Colombia, presenta deficiencia de Zinc, micronutriente fundamental para el refuerzo del sistema inmune

El 43% de la población infantil en Colombia, entre 1 y 4 años,  sufre de deficiencia de Zinc, acorde con la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional desarrollada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el 2010.

Según la Organización de las Nacionales Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cerca de mil millones de personas pasan hambre en el mundo y alrededor de 200 millones de niños menores 5 años sufren desnutrición crónica, cuyos efectos se harán sentir durante el resto de sus vidas. Además, cerca del 13% de los niños menores de 5 años padecen desnutrición aguda, lo que demanda un tratamiento inmediato y atención médica prioritaria y urgente[1].

La falta de vitaminas y minerales afecta a una tercera parte de la población mundial, siendo particularmente vulnerables los niños menores de 2 años, en donde tanto la disponibilidad como la variedad de alimentos puede ser bastante limitada.  Esta afectación se presenta debido a que la alimentación complementaria a la lactancia materna no es adecuada bien sea por factores económicos, por falta de información o por prácticas alimentarias que no favorecen la la alimentación de los niños. Las deficiencias más comunes en la infancia incluyen las de hierro, vitamina A, zinc y yodo[2].

Cada año en el mundo, alrededor de tres millones de niños mueren a causa de desnutrición[3] y en Colombia el panorama no es muy distinto, pues en lo que va corrido del 2016 según el Instituto Nacional de Salud, más de 100 niños menores de cinco años han muerto por las mismas causas.

Teniendo en cuenta el panorama nacional y acorde con la última Encuesta de Situación Nutricional, la deficiencia de micronutrientes es más frecuente entre los seis meses y los dos años de edad, en especial por carencias de Zinc, ocasionando así perdida de las capacidades cognitivas. Una buena nutrición a lo largo de la infancia, desempeña un papel fundamental para que los niños crezcan fuertes, sanos y libres de cualquier tipo de enfermedad” afirmó Ángela Rosales, Directora de Aldeas Infantiles SOS Colombia.

Con relación al Zinc, los resultados son preocupantes, la deficiencia de este micronutriente en la población infantil de 1 a 4 años fue de 43,3%, siendo más afectada la población indígena con 56,3%, la población de la zona rural con un 47,8% y, las regiones Amazonía – Orinoquía con 60,4%


y Litoral Pacífico con el 64,5%, acorde con la última Encuesta Nacional de la Situación Nutricional – ENSIN - desarrollada por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el 2010.

“La educación nutricional debe convertirse en un elemento fundamental de los programas de vida saludable en los hogares, las escuelas, las universidades y en general de todos aquellos que estén, de alguna manera, involucrados con la alimentación y nutrición infantil, es decir, la familia, profesores de colegios públicos y privados, urbanos y rurales, la industria de alimentos, los gremios, los profesionales de salud y nutrición; entre más personas y entidades se involucren en este proceso de educación y aprendizaje tendremos mejores resultados y lograremos bajar considerablemente las alarmantes cifras de desnutrición en Colombia”, afirmó Ángela Rosales.

Finalmente y acorde con el Ministerio de Salud[1], es necesario desarrollar acciones que promuevan diferentes líneas de acción, de tal manera que se asegure que la población infantil mejore su plan de alimentación y por ende disminuya la deficiencia de micronutrientes como el Zinc; pues desde una perspectiva de salud pública, la diversificación de la dieta diaria es una de las líneas de acción que se plantean como prioritarias para superar los problemas asociados a malnutrición en el largo plazo.

Acerca de Aldeas Infantiles SOS

Aldeas Infantiles SOS Colombia es la organización internacional más grande del mundo en atención directa a niños, niñas, adolescentes y jóvenes presente en 134 países. Por más de 60 años ha trabajado para asegurar que todos los niños, niñas y jóvenes crezcan rodeados de una familia con amor, respeto y seguridad.

Aldeas Infantiles SOS apoya y fortalece a las familias que están en riesgo, y brinda entornos familiares protectores a los niños y niñas que por alguna razón han perdido el cuidado de sus padres. La organización trabaja este objetivo con las familias SOS y las comunidades en situación de vulnerabilidad. En Colombia más de 11.500 niños y niñas son acogidos y atendidos a través de 10 programas.

Para mayor información visite: http://www.aldeasinfantiles.org.co/





miércoles, 14 de septiembre de 2016

La lonchera nutritiva para niños

Al pensar en la lonchera ideal para niños y jóvenes la principal pregunta es ¿Cuán nutritiva es?
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una alimentación balanceada debe ser: Equilibrada, variada, adaptada, inocua y debe contener las vitaminas y minerales necesarios para un óptimo crecimiento. 

Hoy te contamos cuáles son esos ingredientes infaltables para garantizar una alimentación sana.
Una merienda saludable debe estar compuesta de:

  • Carbohidratos complejos
  • Frutas y/o vegetales
  • Alguna fuente de proteína
  • Calcio.

¿Por qué los cereales son vitales en la lonchera de los niños?

  • Los cereales contienen carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas, que son una excelente fuente de fibra y energía.
  • Los principales cereales que se consumen en el mundo son: cebada, trigo, arroz, maíz, centeno, avena y mijo. Son alimentos básicos para la población.
  • Cereales como la cebada son alimentos bajos en grasas y sodio. Poseen gran cantidad de fibra soluble, proteínas, calcio, fósforo y potasio.
  • Los cereales favorecen en términos nutritivos a quienes la consumen, en especial a jóvenes en etapa escolar por su contenido en proteínas vegetales, vitamina B, ácido fólico, aminoácidos (lisina y ácido fólico).
  • Son indicados para niños porque aportan una cantidad de nutrientes fundamentales para el desarrollo de sus huesos y dientes.
  • Son buenos para el cerebro porque aumentan la concentración y la memoria.
  • Contribuyen al aporte diario de calcio, cumpliendo funciones muy importantes para el sistema nervioso y muscular. La cebada es el quinto cereal más cultivado del mundo
  • 100 g de grano entero de cereal suministran aproximadamente 350 kcal, de 8 a 12 g de proteína y cantidades útiles de calcio, hierro y las vitaminas B, estima la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
  • 20 % de las necesidades diarias de magnesio son cubiertas por una taza de cebada. El magnesio ayuda a controlar las funciones del sistema nervioso, los músculos y vasos sanguíneos entre otros, concluyó el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.
  • 3 g Beta glucano, molécula presente en la cebada de grano entero o ciertos productos de cebada molido en seco, producirían el mismo efecto reductor del colesterol que los productos de avena, concluyó la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.
  • 4 semanas de ingesta de cereales como la cebada tienen efectos benéficos en el metabolismo de lípidos y el funcionamiento del intestino, concluyó estudio de investigadores del Departamento de Salud Ambiental en Yamanashi, Japón.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

CONCURSO | El Oficio de Ser Mamá., Netflix y Beat Bugs

Estamos de aniversario, el 7 de Septiembre cumplimos 5 años en la blogosfera maternal, nos juntamos con Netflix y su serie original Beat Bugs para celebrar a lo grande, les tenemos bonos de regalo para entregar entre las mamás que participen en este súper concurso. Estas son las condiciones:

-Comparte  la imagen que está en este link en tu muro de Facebook comentando cuál es tu canción favorita de la serie Beat Bugs de Netflix y porqué.
-Dile a tus amigos y amigas que le den like a la imagen que compartiste.
-La persona que más tenga likes antes del 11 de Septiembre a las 6:00 PM (Colombia) será la ganadora.
-Válido para Latinoamérica y España.
-Para que la participación en el concurso sea válida debes revisar la configuración de tu perfil para que sea público y podamos ver lo que compartiste.

¡Buena suerte a todos!
#StreamTeam #ElOficioDeSerMamá


viernes, 29 de julio de 2016

Esos pequeños monstruos


Tenemos la curiosa tendencia inconsciente a mirar a nuestros pequeños hijos como si fuesen adultos y por lo tanto a esperar de ellos a veces, comportamientos de adultos. Quizás sea porque no soportamos tanta inocencia ni tanta transparencia. Es demasiada Luz para nuestros cansados ojos nublados por la miseria humana, por la desconfianza, el miedo y cuanta emoción tóxica hayamos implantado en nuestra alma.

En esa lógica, hemos llegado a pensar que nuestros hijos son verdaderos monstruitos dotados de una particular característica. Hacernos colapsar y manipularnos cual psicótico que genera estrategias truculentas para engañar a su prójimo.

Pensar que nuestros pequeños nos manipulan es una fantasía propia de mentes que esperan lo peor del mundo y caminan con desconfianza por la vida. Los niños son incapaces de tramar estrategias fríamente pensadas para manipularnos. El hecho de que un niño llore no significa que desea conseguir de manera truculenta las cosas, llora porque algo necesita. Y su llanto no puede ser más genuino. Cuando un niño llora debemos atenderle pues significa que lo está pasando mal, está sufriendo. El llanto no es solo una forma de comunicación como suelen plantearlo ciertas corrientes de crianza, instalando de paso la creencia que tenemos frente a nosotros pequeños y racionales monstruos manipuladores.

Paul Ekman, un notable psicólogo inglés, ha desarrollado un modelo interesante para descubrir las mentiras que los seres humanos decimos contrastando lo que se dice con las emociones que invariablemente aparecen al mentir y que se manifiestan a través de gestos y micro expresiones en el rostro. Lo anterior es válido en el mundo de los adultos pues los niños, no son capaces de disimular mentiras y por lo tanto sus infantiles rostros son transparentes frente a lo que sienten, definitivamente están en una situación de disconfort.

Si un niño se entristece y hace “pucheros”, es algo real. Algo está ocurriendo en el que se manifiesta la emoción sin tapujos. Lo mismo ocurre con el llanto. El llanto en un niño denota dolor, deseo de estar con la madre, hambre de leche materna o simplemente contacto, voluptuosidad materna. Sin embargo es común escuchar aquello de “ten cuidado porque hará lo que quiera contigo”, o “déjalo llorar para que se acostumbre a estar solo”, o el típico “te está manipulando con su llanto”.

Maquinamos historias en nuestra mente que nos hacen creer que nuestros pequeños están dotados de artilugios propios de los adultos y en realidad lo único que nuestros pequeños quieren es presencia materna y lo único que entregan es amor. Ellos son lo más genuino que hay, por lo tanto cabe preguntarse si no será un pedido desplazado el que hace que el niño lloré, patalee o haga una rabieta, pero eso lo hace no para manipular sino para mostrar su sentir genuino de dolor, tanto nos pidieron algo y no se lo dimos en su momento que después el niño lo manifiesta con todo su pequeño cuerpo.

No veamos en los demás aquello que es propio de nuestras mentes nubladas por el paso del tiempo y las experiencias en donde hemos aprendido que el mundo es peligroso y las personas, en tanto puedan hacerte daño lo harán. 


Oscar Cáceres
 Coach, Creador de Extraordinary People Model, speaker internacional. 
@ocaceres 
www.oscarcaceres.com




miércoles, 8 de junio de 2016

Televisión con educación

Por @punketa

En estos últimos días y analizando un poco sobre series y/o películas que nos ofrecen los distintos canales de tv e incluso streaming, como Neltflix, encontré una gran cantidad de programas que ofrecen hoy en día para los niños. Si ustedes recuerdan, hace 20 o 25 años, la oferta televisiva estaba muy sesgada a lo que los canales ofrecieran, no sólo para niños sino también para adultos. Solo teníamos unos cuantos canales (en el caso de Colombia) en los cuales no teníamos opciones de seleccionar muchas veces lo que queríamos, así que nos conformabamos con solo ver lo que estaban "pasando".

Ya con esta nueva ola de tecnología, información, internet y demás, tenemos hoy en día un carrusel de opciones interesantes, en especial para nuestros chiquitos, incluso se encuentran distribuidos para rangos de edades o de tipos de narrativas en las que se desarrollan.

He notado que Eric le gustan los programas en los que existan carros, motos, maquinaria en general, pero sobre todo aquellos en los que exista colaboración y ayuda a los demás. Le encanta ver como los grupos de amigos siempre terminan ayudando a otros sin importar que tan complejo sea el problema. Uno de estos programas es Paw Patrol, una patrulla de cachorros que funcionan como policías, que junto con sofisticados vehículos, colaboran a los habitantes del pueblo en su diario vivir. Curiosamente, Eric es un niño muy colaborador, en especial con las tareas domésticas, le encanta saber que es útil con cualquiera que sea la tarea que le indique. Ayuda a barrer, a trapear -aunque haga más desorden ;) -, le encanta ayudar en la cocina y una vez finaliza dice con orgullo "Es un placer ayudar". Él sabe que no siempre estoy con la mejor disposición cuando me encuentro enferma pero siempre me saca una sonrisa cuando dice con seguridad que él es mi hijo y que él debe ayudar.



Al ver que ciertas series o películas tienen un contenido apropiado para los niños, me siento tranquila que hay opciones interesantes en las que podemos confiar como padres. Tenemos diversos canales por cable, películas en discos y creo que unas de las mejores hoy en día que es Netflix. Tener el lujo de no preocuparse por el contenido de ciertos programas de tv es algo que nuestros padres jamás hubieran imaginado. En el caso de internet... mejor lo hablamos en otro post.