martes, 4 de junio de 2013

Carta a mi hijo con discapacidad

Por: Andrea Viviana Marenco
Aunque no sepas leer ni hablar, menos comprender esta carta, es mi deseo comunicarte lo triste que me siento sin vos, tu escuela y mi trabajo nos mantiene físicamente alejados, pero en ningún momento dejo de recordarte, vos sos mi motor en mi diaria lucha. Cierto que sos diferente , pero de eso no desprende mi tristeza. Yo te quiero y te acepto tal como sos. Si, tu situación requiere que recibas de nosotros todo nuestro tiempo es por que dios a decidido que luchemos juntos, y tal vez nunca separarnos.
Mi tristeza es por mi egoísmo y vanidad,en que yo afirmo que mi mundo es real y el tuyo el equivocado. No soy capaz de reconocer las cosas de otra forma que no sea la que me enseñaron mis padres, no se entender el cariño si ni es con abrazos y gestos de amor.
Soy egoísta por que te hago luchar para ser como yo, donde te obligo a quererme de la única manera en que mi pobre mente puede entender, que te comuniques conmigo utilizando mi lenguaje. ¡Que tonta que soy! Si fuese otra época, otro lugar,otra sociedad, posiblemente el "normal" serias vos y yo el problema.
Mi tristeza, hijo, es por que me esfuerzo tanto en traerte a mi mundo, que olvido compartir con vos esos tiempos maravillosos que gozabamos juntos antes que te diagnosticaran como "especial". Mi mayor tristeza es porque siempre me amaste ¡lo se!, te siento, y en tu silencio tus ojos brillan al verme. Yo, en cambio, no he sabido amarte de la manera que me entiendas.
El mundo en que vivimos te cataloga como alguien que requiere de atención y es por eso que deberás seguir luchando por ser "normal", pero con el corazón en la mano te digo: yo voy a luchar con vos y aprenderé a conocer tu mundo y disfrutarlo. tus regresiones serán nuestras horas de recreo donde podamos jugar y gozarnos mutuamente, como siempre lo habíamos hecho.
Te amo Rony. Estoy segura que en un futuro cercano, encontraremos el punto medio de nuestros dos mundos y aprenderemos cada quien a vivir lo mejor de cada uno.

2 comentarios:

  1. yo casi como tu hijo pero ojala qe no sufra igual como yo

    ResponderEliminar
  2. El autor de esa carta es Fco. Javier Garza Fernández. Y la escribio a su hijo con autismo.

    ResponderEliminar