martes, 24 de enero de 2012

De leyendas urbanas y otras historias ficticias

@punketa

No sé, siempre me ha molestado que indiquen que uno quiere más o menos a los hijos bajo determinadas circustancias que pasó en el embarazo o después de este:

1. Si no tienes a tu hijo por parto natural no lo quieres igual: ¿Qué siginifica esto? El parto o la cesárea están reflejados en unos cuantos minutos de dolor y ansiedad por el nacimiento de nuestros hijos, ¿quién rayos dijo que no tenerlo de manera natural hace que no sientas lo mismo? Acaso las que tuvimos cesárea no pasamos lo 9 meses llevando a nuestros retoños en la barriga para que nos digan eso.

2. Tampoco tendrás una conexión ‘especial’ con tu hijo por no darle pecho durante cierta cantidad de meses: yo sólo amamanté a mi hijo por mes y medio, no porque no quise sino porque no daba más leche, y eso realmente no significó que no tuviera una conexión especial con mi bebé. El sólo hecho de ir a preparar un tetero con leche, tener la paciencia para darle de comer, vestirlo, limpiarlo lo hizo especial. Más aún, el tan pequeño, tan frágil que necesitó toda mi ayuda durante esa época y dársela yo lo hace lo más especial del mundo.

Algunas de estas cosas ilógicas y otras más que por lo general siempre dicen me molestan mucho porque digan lo que digan la conexión que he tenido con mi hijo ha sido única, y nunca estas circunstancias han sido causa de que lo quiera menos o más. Todo ese esfuerzo que hago para cuidar a mi hijo se ve reflejado en esa sonrisa y un abrazo al llegar a la casa después de trabajar, y que a pesar de que no estoy 100% con él, el poco tiempo que nos sobra mi hijo lo prefiere pasar a mi lado jugando.

Ahora me queda más que comprobado que todas esas historias del más allá quedan relegadas para mi vida y espero que para la vida de otras mujeres que aún siguen pensando en eso.

2 comentarios:

  1. A mi que me dijeron que los cólicos mestruales se me quitarían al tener un hijo, y nada, pura carreta! severo dolor que me da todos los meses!

    ResponderEliminar
  2. Hay mujeres que sólo piensan en que una mujer deja de amamantar a su hijo por cosas de vanidad, uno nota cierto gesto discriminatorio cuando se comenta la situación y es peor aún cuando esas críticas vienen de médicos y enfermeras que se supone conocen sobre los problemas de lactancia.
    A mi bebé desde el primer mes tuve que alimentarlo con fórmula pues con la leche materna no lograba cubrir su necesidad de alimentación, la enfermera que lo veía en la cita de crecimiento y desarrollo me decía que por no recibir los nutrientes de la leche materna no iba a crecer bien, su desarrollo iba a ser lento...fueron días terribles para mi porque obviamente quería lo mejor para mi hijo sin embargo hoy, con casi siete meses es un niño saludable y muy sonriente, no se ha enfermado ni cuando le ponen las vacunas; es super despierto y tenemos una conexión muy fuerte así como con su padre. La lactancia no es la que crea lazos, es el amor que sientes por el desde el momento en que está en tu vientre.

    ResponderEliminar