jueves, 14 de noviembre de 2013

La camiseta de Hulk


El título de éste post es bastante particular, sin embargo, al adentrarnos en él veremos que es algo más complejo que una simple camiseta.
Hace unos meses, estábamos con madre y Pellusa en uno de esos paseos nuestros en el centro comercial que nos queda más cerca del hogar. Vimos que había descuento en un almacén de ropa infantil al que habitualmente vamos, compramos unas pijamas que le hacían falta a Pellu. De pronto pude ver una camiseta que me encantó y le pregunté a mi hija: “¿Te gusta?” ella respondió que SI, con ojos grandes y sonrisa pícara, al unísono se escucharon las voces de la vendedora y de madre “NOOOOO! eso es para niños!” La camiseta que tanto nos había gustado era una camiseta de Hulk, verde esmeralda, con una caricatura del personaje genial, ese día debo confesar sucumbí a la presión social, y le terminé comprando sólo las pijamas de Barbie y hello kitty.
Pasaron los días, y no lograba sacarme el tema de la cabeza, mi yo feminista y trasgresor regañaba con fuerza a mi yo social y permisivo: “Como no se la compraste, eres una boba” y cosas por el estilo dieron vueltas en mi loca cabeza por muchísimos días. Un día en el que regresaba del trabajo, madre me cuenta que organizaron un paseo para el día de brujitas (31 de octubre) en el colegio de Pellusa, pero como la directora es cristiana, no tenían que ir disfrazados sino con camisetas de colores y al curso de Pellu, le tocó el color verde, inmediatamente le dije a ella, Pachi (Así le digo también) “Vas a ir a tu paseo con la camiseta de Hulk”. Madre me quedó viendo raro, y me dijo: “Tu si está bien loca, pero si, cómprasela” La verdad era bonita la camiseta, y de la emoción nos fuimos ese mismo día a comprársela, faltaba más de un mes para el paseo.
Un día en el que íbamos a ir a cine, a vernos “Aviones”, que por cierto aburrió muchísimo a Pellusa, le puse la camiseta de Hulk, el multiplex estaba lleno, y al menos cinco personas comentaron a nuestro paso: “Mira tiene camiseta de niño” y de hecho cuando salimos al baño una señora de esas “bien” se me acerca y me dice: “Si la vistes como niño va a querer ser un niño” Yo amablemente le dije: “No, ella es una niña con una camiseta de un superhéroe” y Pellusa le dice: “Mi camiseta es de Hulk y hace grrrr con los puños cerrados” Y la señora me dice: “Si ves? Ya hace como niño” y Pellu le dice: “Como niño no, como Hulk!” Esa es mi hija!
Luego fuimos al supermercado a comprar algunas cosillas para completar mercado, y en la fila una niña como de 8 años, le dice a Pellu: “¿Tu por qué tienes camiseta de niño, es de tu hermanito?” Y mi hija le dice: “Es mía mi mamá me la compró, y no es de niño” La peladita le dice: “Si es de niño porque las niñas usamos camisetas de niña, como está  es de rosita fresita” y yo me terminé metiendo y le dije pues a ella le gusta y por eso la tiene.
No soy autoridad en el tema, porque como saben soy ingeniera no psicóloga, pero nunca entendí ese tema de los colores, y los moldes, estamos tan estructurados que si el bebé no lleva algo rosa, es niño, me pasó mil veces, el coche de Pellu era azul turquí (oscuro), y yo le compré ropita de todos los colores, hasta un mono de cebra tenía. Pellusa es una niña súper femenina, tanto que no sé cómo es hija mia, yo siempre he sido un niñito con tetas, sin embargo ella le encantan los superhéroes, y R2D2 es uno de sus juguetes favoritos, y no creo que eso la haga menos niña. ¿Por qué un niño al que le gusta la doctora juguetes es sospechoso? Esas etiquetas nos cuadriculan y está tan estandarizado que una niña de 8 años, lo dice.

Yo no creo que haya cosas de niño y de niña, nuestras mentes ya cuadriculadas lo marcan así, con esto no quiero generar polémica ni pretender cambiar el modo de pensar de la gente, sólo los invito a que seamos más abiertos de mente, creo que eso ayudará a criar hijos más felices.

3 comentarios:

  1. La Sociedad... nosotros somos quienes ponemos las etiquetas. Los niños son niños y su mundo es perfecto.. mi hija quería un carro y se lo compré y por eso no deja de ser femenina... bien Cande, no coma de cuento sigue tus instintos ������

    ResponderEliminar
  2. En el jardín de Eric le eneseñaron cuáles eran los juguetes de niñas y de niños, lo que me parece injusto porque de seguro el se interesó en alguno de alguna niña y no le dejaron. Yo quiero que el sea diverso en gustos y que otras personas no me perjudiquen la labor de educación que le estoy impartiendo.
    Excelente artículo Cats, me encantó.

    ResponderEliminar
  3. Mi monkey menor tiene problemas de desarrollo, en su terapia hacían que juegue con un bebé de juguete para que aprendiera partes del cuerpo, palabras cortas y para que le "enseñara a comer". Mi papá nos visitó un día durante terapia y se medio infartó de ver UNA MUÑECA!!!
    Si mi hijo quiere jugar a que es el papá de una muñeca, que juegue! Igual que tu me sorprendo de que mi hija sea la niña rosita que es, teniendo mis genes. Pero son gustos y nada más!!
    Que gusto leerte, un abrazo!

    ResponderEliminar