lunes, 20 de enero de 2014

Los abrazos de una mamá

Por: @La_New 

Algo tan esencial como los brazos, que nos sirven desde el día que nacemos para comunicarnos, transportarnos o apoyarnos, para mí, como mamá, han tomado un papel nuevo y significativo.

Desde que empezó el proceso para convertirme en mamá, mis brazos han servido como muñecos vudús. Perdí la cuenta de la cantidad de veces que me sacaron sangre para un millón de estudios, perfiles hormonales, biometrías hemáticas, etc, etc, etc

He descubierto en mis brazos una fuerza interna (y externa!) espectacular, que no sabía que estaba allí, pero mis hijas potencializan cada día. Y a veces se cansan y duelen y me veo obligada a bajarlos, soltar el control y rendirme. Y entonces encuentro otros brazos:

Los de mi esposo. Esos brazos fuertes me ayudan a levantarme y me abrazan para dormir y retomar fuerzas.

Los de mi mamá. Que como cuando era niña, siguen siendo el mejor consuelo y ahora son la mejor inspiración.

Los de mis hijas. Que son el mejor motor y con su abrazo cuando me ven llegar, hacen que valga la pena cualquier cosa que haya pasado en el día.


¿Cómo ves ahora tus brazos, después de ser mamá? ¿Y cómo te ves a ti?



1 comentario:

  1. Hola te he nominado a los premios LIEBSTER AWARD, las normas están en mi blog http://misaludpsicologica.blogspot.com, abrazos y besos!!!

    ResponderEliminar