miércoles, 15 de abril de 2015

10 ventajas y desventajas de ser una madre que puede quedarse en casa

 He trabajado casi toda mi vida, pero esta vez quise hacer las cosas diferente. Estaba sorprendida. Recién me había mudado a Estados Unidos desde India y estaba hablando con un apoderado en el nuevo jardín infantil de mi hijo. Viendo el signo de interrogación en mi cara, la hermosa señora cubana con grande aretes en sus orejas me explicaba, “mi madre tuvo que trabajar para mantenernos a todos… yo soy afortunada que mi esposo gana suficiente dinero y que puedo dedicarme a ser ama de casa”.

Esta fue la primera vez en verdaderamente largo tiempo que oí alguien genuinamente feliz de ser ama de casa… ¡Ella lo hacia por su propia elección y deleitándose de ello…!

En India a menudo conocí amas de casa a las cuales sus esposos/familia política no les permitían trabajar o estaban en casa por beneficiar a sus hijos pequeños… de hecho, incluso conocí a una profesora de 50+ años de edad en una renombrada escuela en Mumbai (India) que dijo que se arrepentía de haber sido una madre que se quedaba en casa por sus hijos… ella sentía que sus hijos habrían crecido bastante bien incluso si ella hubiera sido una madre que trabajara fuera de casa y que fácilmente ya se habría convertido en directora.
Lo que la señora cubana dijo fue como una brisa de aire fresco… entonces se me ocurrió ¡¡que habían madres que optaban por ser amas de casa por SU PROPIO beneficio también!! No por sus hijos, no por sus esposos, no por sus suegros, ¡no por nadie más que por ellas mismas! Ellas sinceramente querían disfrutar la infancia de sus hijos… Y ahí es cuando comienzas a disfrutar ser ama de casa… de otra forma siempre estás preguntándote si deberías estar trabajando o no…


Entonces, pensé, déjenme darle una oportunidad a esta forma de vida también. He sido ama de casa durante el primer año de mi hijo en India, posteriormente a haber comenzado un trabajo de medio tiempo durante un año, y luego trabajo full time también en India durante 2 años. Ahora mi hijo tenía cuatro años y yo estaba en un nuevo país. Así que a pesar de tener todos los documentos legales para trabajar en los Estados Unidos, decidí quedarme en casa y experimentar ser ama de casa por elección mía.Así es como funcionó:

1. ¡Comencé a ser INDEPENDIENTE!
Sí, leíste correctamente… era más dependiente como madre que trabaja. Dependía de mi criada, dependía de mis suegros, dependía de mis padres, dependía de cualquiera y todo el que pudiera encontrar para cuidar a mi hijo mientras tenía cosas “más importantes” en el trabajo… ¡ahora me siento “INDEPENDIENTE” y “LIBRE”!

2. Las mañanas se me hicieron mucho más fáciles… porque no estaba apurada por llegar a ningún lugar. A menudo pasaba los primeros minutos leyéndole un libro a mi hijo, le encantan los libros. ¡Es increíble cómo pasar quince minutos con tus hijos en cama en las mañanas puede cambiar la manera en que el día se desenvuelve!

3. ¡Las horas de comida se hicieron relajadas y deliciosas!
Estaba tan acostumbrada a comer malas comidas, cocinadas por el microondas de mi oficina en India, que no podía creer que una simple comida fresca cocinada por mi misma pudiera ser tan sabrosa y encantadora.

4. Exploré en la cocina
Estaba petrificada por cocinar en India… pero, mirando videos en youtube y explorando diferentes tipos de cocina para mi hijo me ha proporcionado una básica confianza en mis habilidades culinarias. De hecho me acompaña en la cocina cuando estoy cocinando algo nuevo.

5. El estrés de que la criada de repente desaparezca ya no existe en mi vida
Se siente como si un enorme albatros hubiera estado volando sobre mi cabeza. Hacer todo el trabajo yo misma tiene sus beneficios.

6.  Puedo dejar a mis hijos SER
A menudo limitaba a mi hijo en India, por que estaba preocupada de que pudiera enfermarse y que no pudiera ser capaz de asistir a la reunión del día siguiente. Así que no jugar en las pozas, no tomar bebidas muy heladas y muchas otras, son prohibiciones que ahora he levantado.

7. Todos los días veo a mi hijo de diez meses hacer algo nuevo y me maravillo ante la creación de Dios. 
Casi no observé a mi primer hijo durante los primeros tres años de su vida. Me arrepiento profundamente, pero trato de compensarlo ahora con mi segundo hijo.

8. Mi casa tiene un aura pacífica
Las cosas rotas son reparadas, la casa se limpia, hay ropas frescas para vestir, hay comida fresca. Básicamente, hay una persona para cuidar la casa, ¡lo cual es un trabajo GIGANTE en sí mismo!

9. Aumento de conciencia
Tenía un gran problema cuando estaba trabajando. Nunca podía desconectarme del trabajo, incluso después de irme de la oficina. Estaría jugando con mi hijo pero mi mente seguiría planificando el evento de la oficina. Estaba ahí para mi hijo, pero solo físicamente. Ahora puedo disfrutar de mis hijos con el 100% de mi presencia. 

10.  ¡Menos BERRINCHES TEMPERAMENTALES!
Sí… esto es lo que he llegado a darme cuenta. Todos los niños necesitan un tiempo puro de Mamá y Papá para sentirse felices y seguros. Eso significa sin teléfonos y sin televisión. Ahora puedo darle ese tiempo, puedo apreciar sus construcciones hechas de almohadas en tiempo real y no por el teléfono, puedo comer una comida con él en paz, puedo poner música y tener una sesión de baile espontánea, puedo disfrutar de sus pequeñas bromas mientras que veo a mi esposo incapaz de colgar el teléfono incluso cuando está en casa. ¿Así que saben qué hace mi hijo? Elige dormir más cerca de mi esposo (dormimos juntos). Es la forma en que mi hijo obtiene su tiempo de Papá.


Pero no todo es color de rosas, también hay cosas negativas de quedarse en casa (aunque a fin de cuentas siempre trato de verles el lado positivo)

1.  ¡Falta de apreciación!
Sí, nadie aprecia a la ama de casa, ya sea en India o en Estados Unidos, o en cualquier parte. Siempre será un trabajo desagradecido. Cuando era nueva en los Estados Unidos, a menudo invitaba a los colegas de mi esposo y a los apoderados de la escuela y cocinaba platos elaborados para ellos. La apreciación por mi comida y mi casa me mantenían haciéndolo. Sin embargo, ahora considero esto demasiado trabajo. De hecho, ahora ni siquiera busco apreciación. Sí me siento orgullosa cuando mi hijo le afirma la puerta del elevador a un conserje en India o cuando toma del suelo la basura de otra persona y la tira al basurero.

2. Extrañar a los colegas
Usualmente disfrutaba conversar con mis colegas lo cual sí extraño ahora. Pero sí, tengo mi grupo de amigas Mamás. Hacemos una rifa una vez al mes y nos toca comer increíble comida casera India. Además, sí, hablamos sobre los niños, pañales, lecciones de baño, escuelas, etc., y otros asuntos no tan relevantes como el PBI del país, ofertas en el mall, proyecciones hacia 5 años, power points, etc. Pero quién decide que lo último es mayor y más importante que lo anterior, cada uno con lo suyo.

3. Ningún trabajo futuro a la vista
El mundo está cambiando a un ritmo tan rápido que solía preocuparme sobre mi futuro cuando mis hijos crecieran y se ocuparan. Tendré que comenzar desde el principio, y eso me preocupaba hasta que pensé: ¿quién sabe lo que el futuro traerá? ¿quién sabe siquiera que estaré viva mañana? Quiero disfrutar mi presente completamente, e incluso si llego a vivir hasta entonces, y tengo que comenzar desde el principio un trabajo, ¿qué hay de malo con eso? ¿Acaso no es un pequeño precio a pagar por pasar horas invaluables con tus propios hijos?

4. Baja autoestima
Sí, cuando ves a las madres súper seguras de si mismas trabajando, vistiendo tenidas formales y tacones altos sí te sientes inadecuada. Sin embargo, cuando comienzas a hablar con ellas y escuchas sus problemas vuelves a sentirte afortunada. La mayoría de las madres trabajadoras que conozco en Estados Unidos están luchando con su trabajo e hijos. Viajar largas horas hasta la oficina, los niños se enferman durante el jardín infantil, no pueden juntarse conmigo los fines de semana pues necesitan finalizar tareas de la casa. Me siento afortunada por que era una de ellas y ahora salí de ahí. Tengo tiempo para buscar mis hobbies lo cual me mantiene equilibrada, hago yoga, llevo a mis hijos al parque y simplemente me relajo en el pasto mientras mis hijos juegan. 

5. Falta de independencia financiera
He completado mi programa de pos graduación en Comunicaciones en MICA (uno de los institutos renombrados en India) y dirigí el negocio de mi familia exitosamente durante 7 años. Sí, extraño mi propio dinero. Solía gastar con libertad en centros comerciales de alto perfil, no hay lugar a dudas. Me he puesto más cuidadosa ahora por que siempre siento que es el dinero ganado con el gran esfuerzo de mi esposo. ¡No se si es algo bueno o malo!

Este artículo fue originalmente escrito por la creadora del blog Enjoying Your Kids

No hay comentarios.:

Publicar un comentario