martes, 13 de diciembre de 2011

Lactancia = Magia

Por: @Loremipsumada


Conozco los beneficios de la leche materna desde que nací: fui alimentada con leche materna durante mi primer año de vida y todos los de mi familia lo fueron, también. A esto le atribuimos nuestra buena salud. A mi madre le debo mi salud y la de mi hijo, por haberme enseñado la importancia de alimentar a mi hijo con leche materna. 

Pero una cosa es saberlo y otra ponerlo en práctica. La primera vez que lacté a mi bebé fue una maratón: sudé como loca y terminé cansadísima. Con los días, mis pezones se fueron agrietando, lo cual hacía que alimentar a mi bebé fuera doloroso; pero aún así, continué. Tenía que morder un trapo cada vez que Juan comenzaba a succionar y las lágrimas rodaban por mis mejillas a cántaros. No niego que pensé en abandonar la lactancia; pero no, siempre fue y es más importante la salud de mi hijo, TENGA LO QUE TENGA QUE HACER. 

A las dos semanas de nacido, mis pezones ya se iban acostumbrando a la constante succión. Finalmente, la lactancia dejó de ser una tortura para convertirse en MAGIA. Lactar a mi bebé es más que alimentarlo, es volvernos, otra vez, uno solo y poder expresarnos todo el amor que sentimos el uno por el otro, sin palabras.

Esa es la razón por la que, para mi, la lactancia es sinónimo de magia. Aparte de los innumerables beneficios que le brinda tanto el bebé como para la madre, definitivamente, es el mejor momento que tiene uno con sus hijos. La lactancia crea un lazo irrompible y hace sentir protegidos.

En mi caso personal, Juan y yo compartimos miradas de amor mientras lacta. Parecemos embobados: el me mira fijamente y me transmite todo su amor y su paz. También siento que mi hijo es mucho más apegado a mi, gracias a la lactancia: Juan puede estar en los brazos de quien sea, pero siempre me sigue con su mirada a donde sea que yo me mueva. Él sabe quién soy y estamos profundamente enamorados.

Apoyo 100% la lactancia y me encantaría que en algo, éste post, ayudara a que las mamitas eligan siempre la leche materna como alimento de sus bebés. Qué importan los senos caídos cuando tienes un bebé sano y miles de dolores de cabeza menos. Además, lactar te ayuda a adelgazar mucho más rápido. Yo bajé los 14 kilos que me subí en el embarazo,en dos meses. 

Así que, mamitas, no lo duden, la lactancia siempre será la mejor opción. 

2 comentarios:

  1. Yo tuve una lactancia feliz, sin contratiempos, nunca se me agrietaron los peones, me dolia pero por que se me llenaban mucho, y enonces la niña pasaba 2 horas de seguido tomando seno. Cuando salia se me manchan las blusas de tanta leche que se me salia..en general siempre he dicho que el año que le de lechecita a bebe estubo hermosa y sana

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡¡DOS HORAS COMIENDO!!!!! OOOOOOOOH LOOORD, y yo que pensé que mi Juan era tragón... quien ve a la huesitos jajajajaja ;)

    ResponderEliminar