martes, 23 de julio de 2013

¿Papá cajero?

Por @punketa

No se si ustedes hayan escuchado ese horrible término para hacer referencia a esos padres que han reconocido a sus hijos pero por su condición han sido ausentes en los momentos más importantes de sus hijos. Empecemos diciendo que no solo hago referencia a papá como masculino sino como padre/madre (padres) ya que es más corto de escribir y yo sé que ustedes me entienden perfectamente.

En Colombia hay leyes que favorecen principalmente a la mujer como progenitora y como custodia del niño/niña en caso que haya algún inconveniente entre los dos padres y como estándar tienen una ley que indica que el padre que no tiene la custodia debe ver a su hijo cada 15 días los fines de semana. Esta ley varía de acuerdo a como la establezcan los papás pero casi siempre firman este acuerdo para evitar mayores inconvenientes. Adicional se acuerda un monto económico que ese padre (no custodia) que debe aportar periódicamente para el sostenimiento escolar, salud, alimentación, vivienda entre otros. Por lo general este monto es igualitario para madre y padre sin importar quien tenga la custodia.

Ya ubicándolos en contexto histórico-legal les comento que acá es muy común encontrar padres ausentes por el hecho que esta misma ley únicamente les deja ver a sus hijos cada determinado tiempo. Pero ¿es necesario que usted como padre únicamente esté pendiente de sus hijos cada 15 días o cada vez que la ley se lo permita? ¿Usted llama a diario para saber como les fue a sus hijos en el jardín o colegio? ¿Usted llama si se ha enfermado de alguna gripa o si necesita alguna ayuda para ellos? ¿Usted está pendiente de los inconvenientes que se hayan presentado con sus hijos en el colegio o con sus familares? ¿Usted habla con ellos por teléfono así no los pueda ver y les pregunta como les ha ido? Si usted no hace eso durante el tiempo que no puede ver físicamente a sus hijos, entonces usted es un papá cajero.
http://www.zazzle.com

Ahora, usted como padre tiene la fortuna de mantener a sus hijos económicamente muy bien, los tiene con un buen sistema de salud, un colegio adecuado, pero por cosas de la vida usted no sabe como le ha ido a su hijo en el colegio, no sabe ni como se llama la profesora, usted no sabe si sus hijos necesitan un par de medias nuevas (porque entre más pequeños crecen más rápido y todo les va quedando en poco tiempo), si han tenido algún problema académico o de disciplina. Una cosa es que usted sea el papá pero otra cosa es que toque recordarle que hay algo más allá del dinero que no se compra: el cariño, la responsabilidad, la pertenencia por ser un padre. Si usted aplica a muchas de estas situaciones entonces usted es un papá cajero.


Ahí va otra perlita ¿Usted sabe cuánto pesan sus hijos? ¿Tienen que tomar algún medicamento para aliviar algún dolor? ¿Usted va a las citas médicas con ellos? ¿Lleva o recoge a sus hijos del colegio algún día cualquiera? ¿Va a las reuniones de padres y conoce el avance de sus hijos académica, motriz, disciplinariamente?

El hecho que usted no tenga la custodia de sus hijos no le da el derecho de asumir que durante el tiempo que usted no tiene a cargo a sus hijos usted no es el padre, ni mucho menos que tiene menos responsabilidad. Usted debe saber que la persona que tiene a cargo la custodia de sus hijos se parte el cuerpo y la mente por tratar de mantener un equilibrio entre el tiempo, el trabajo, el hogar, familia, asuntos personales y otro sin fin de cosas adicionales al cuidado de los hijos. No estoy diciendo ni mucho menos que se quiera entregar la custodia, pero da tristeza saber que esos padres cajeros se dan a la locha y que ni siquiera saben cómo van sus hijos de crecimiento. Muchos padres actualmente nos toca hacer de padre y madre porque los demás asumen que una cuota económica periódica es suficiente para hacer de ‘padres’. Como leí hace poco ‘ser papá es una labor en la que primero se otorga el título y luego se da la experiencia’ y aunque me atrevo a decir que la mayoría son padres de verdad, algunos y muchos que conozco, no han podido asumir esta hermosa labor con responsabilidad y con amor.

No sean papás cajeros. Sus hijos algún día se darán cuenta de quienes estuvieron a sus lado durante su niñez, quienes estuvieron cuando se cayeron y alguien les sobó la rodilla con un sana-que-sana, quienes los vieron crecer y cambiar de ropa porque ya no les quedaba, quienes aprovechan el momento más inesperado para un abrazo, una llamada o un simple besito, quienes lavaron sus prendas sucias de tanto jugar en el parque, quienes estuvieron ahí cuando les sucedió algo extraordinario en el colegio o sencillamente quienes estuvieron ahí para decirles cuánto los amaban de verdad sin importar las peleas, el mal genio o los problemas diarios.

Lo más importante que tengo que decir sobre esto es que los papás no podemos ser tan egoístas con nuestros hijos y que a pesar de que estemos separados debemos darle lo mejor, acompañarlos, guiarlos porque si bien, hay muchos padres totalmente ausentes, también existen aquellos que pueden y deberían estar ahí junto a ellos. Tenemos niños muy inteligentes que se dan cuenta de todo lo que pasa alrededor así nosotros no lo notemos.

Por esto y por mucho más es que nunca, jamás de los jamases debemos ser padres cajeros.

2 comentarios:

  1. Está genial, es muy real éste post del día a día
    Cats

    ResponderEliminar
  2. Y si ni siquiera de cajero sirven? Y no viven en el mismo país? Y se escudan en su familia porque ellos cubren lo que ellos no pueden? Es muy difícil hacerse el de la vista gorda ante tanta irresponsabilidad. Yo he tratado de hacer como si nada pasara, pero en los últimos meses la resistencia llegó al tope. Sé que igual debo "entenderme" con este señor porque es el papá de mi hijo, pero decidí tomarme un break.

    ResponderEliminar