lunes, 26 de septiembre de 2011

Alejandro: protector de mi vida

Por: @carocoop

Con mi príncipe Alejandro, lo mejor de mi vida
Puedo comenzar por decir que soy fiel creyente de que todo, TODO pasa por algo.

Hace 12 años y medio mi familia y yo nos fuimos del país, buscando mejores oportunidades. Yo no quise creer que pudiera encontrar algo mejor que Colombia y regresé sola. Desde entonces mi vida ha estado dedicada a buscar mil y una maneras de volver a salir... volver a estar con mi familia.

Regresé a mi Cali del alma, terminé mis estudios de Comunicación Social - Periodismo. Conocí muchísimas personas y a varias de ellas aún tengo el gusto de llamarlas "mis amigos". Vine a Bogotá a hacer la práctica de mis sueños y terminé convertida en relacionista pública, cosa que nunca pensé ser. Y también en esposa, cosa que sí quería ser, pero no a los 26 años.

Después de tres años juntos, el marido y yo decidimos separarnos. Una decisión profundamente dolorosa, pero, sin duda, la mejor. Sin embargo, y contrario a lo que un par de exenamorados quisieran, al partir cobijas descubrí que estaba embarazada. Y aquí retomo lo de "todo, TODO pasa por algo". Ser mamá era un sueño que tenía hacía años y para entonces veía (claramente) postergado, llegó cuando menos lo esperaba... y ha sido LO MEJOR que me ha pasado en mis tres décadas de vida. 

Todo empezó el 19 de mayo de 2010, cuando en Cali y en compañía de mi mamá (a quien no veía desde hacía 7 años y que vino por aquello del divorcio) supe que tenía cinco semanitas de embarazo. Un ser minúsculo (no era más de medio centímetro de persona) estaba dentro de mí y me llenó de motivos y fuerzas para salir adelante en esa etapa tan dura de mi vida. Dos semanas después volví a verlo y pude oír su corazón por primera vez: claro, fuerte, constante. Y fue allí cuando mi pequeño fue bautizado Frijolit@.

Ale con 33 semanas
Cada cita era una novedad. Cada mes, una cosa diferente. Frijolit@ era mi tema de conversación y mi razón para levantarme, ir a trabajar, estudiar; incluso empecé a ir a una psicoanalista para hablar abiertamente sobre mis sentimientos y pensamientos en esos momentos. Todo lo que dije que haría y nunca hice, Frijolit@ me llevó a hacer. Lo principal: cuidar mi salud. Comer bien, dormir bien y dejar del todo esa vida de excesos que podían haberme llevado al abismo justo ahí, cuando más sola estaba... o al menos así me sentía.

A mis 14 semanas de embarazo, un feto muy patiabierto dejó ver que era un niño y después de investigar, indagar y hasta hacer concursos de nombres en la oficina y con mis amigos, decidí que mi hijo se llamaría Alejandro. Siempre me ha gustado ese nombre. Tiene carácter. Pero fue especialmente su significado lo que me llevó a ponerle así a mi pequeño:

ALEJANDRO: DEFENSOR Y PROTECTOR DE HOMBRES

Eso ha sido mi hijo para mí: mi defensor, mi protector, mi polo a tierra.

14 de enero de 2011 - primera foto de Alejandro
Tras una larga espera, Alejandro salió al mundo exterior el viernes 14 de enero de 2011 a las 12.10 pm. Tocó por cesárea, porque el gordo estaba muy amañado dentro de mamá :D Con 3.140 kgs y 51 cms, fue un niño completamente sano y completamente perfecto. Y nuestro primer encuentro fue el momento más espectacular de mi vida.  

Ale ya tiene 8 meses y medio. Es un gordo lindo y sanito. Siendo tan chiquis ya se le ve picardía en sus inmensos ojos, así como amor hacia sus seres más cercanos. Ama a mamá, a papá, a su familia paterna (abuelos, tías y primos, quienes lo adoran y lo chocholean todo el tiempo). A mi familia (papás y hermano) no los conoce en vivo y en directo aún, pero estamos trabajando para que eso acabe pronto y sea posible que Ale goce a todita su familia.

De parche con mamá
Hay mucho por contar de lo que vaya pasando con Alejito... pero para eso hay tiempo.

Más de esta historia en carocoopmama.blogspot.com

3 comentarios:

  1. Aun estas con el papa de Alejandro?

    ResponderEliminar
  2. No. Cuando me di cuenta de que estaba embarazada recién nos habíamos separado. Y, sabia y afortunadamente, no hubo marcha atrás.

    ResponderEliminar