jueves, 6 de octubre de 2011

Aprendiendo a ser mamá

Por: @cats_caliope

Toda la vida he sido una comelibros, todo, léase TODO, siempre he buscado la manera de aprenderlo estudiando, y obviamente la maternidad no iba a ser la excepción, hasta donde me alcanzaron los recursos compré cuanta revista de maternidad encontré, me leí cuanto artículo y libro encontré en Internet, era la super mamá, daba consejos "gratis" a las otras madres.

Diseñé una lista de excel con todo lo que necesitábamos la gusarapa y yo, seleccionando que iba a pedir en el shower, y que debía comprar, las ganas eran muchas, pero la plata poca. Cometí el mismo error que comentemos todos los padres nos preocupa más de que color va a ser el cuarto o que tipo de coche cabe mejor en el carro, que lo realmente importante interiorizar que vamos a ser los faros y guías de una persona.

El día llegó 13 de junio de 2009, me levanté a las 4:00 a.m. para ir al baño, cuando me levanté del WC sentí un tirón raro, y una presión en la pelvis, levanté a mi mamá y ella me dijo llamemos a tu tía, ella lo confirmó había empezado el trabajo de parto, la molestia era mucha el dolor poco, mi prima estaba más nerviosa que yo me llenaba de consejos, madre era un manojo de nervios, yo le dijé a mi tía tengo antojo de patacones y huevo y me los comí, en uno de los días más lluviosos del año, salí camino a la clínica allí llegue a las 8 am y finalmente a las 9:45 p.m. nació mi niña, debo confesar que por estar pendiente si me subía la presión me perdí el primer llanto de mi hija, en la sala de recuperación todo eran alaridos y allá al fondo estaba ella dormida sin importarle la bulla. La primera noche fue trágica la pincharon cada hora para hacerle pruebas (bendita diabetes gestacional), cuando la tuve en mis brazos lo primero fue darle pecho, tal como había aprendido pechito con pechito, bariguita con barriguita, primer error, el pecho se da como al bebé le acomode, como duelen esos primeros halones pero se hizo la tarea, primer popó es negro y no tienes mucho tiempo para cambiarla toca volverse flash así te duela, el resto si fue más o menos como había aprendido, pero hubo algo con lo que no contaba, bajó el calostro pero la leche no, menos mal mi prima amamantaba, y ella me suplió, me tomé de todo, casi me dan hasta pasto de vaca, y era tan simple está súper mamá debía darse cuenta como era que había que acomodarla y que entre más ella succionaba más salía, que si me ordeñaba más se llenaban y así le dí pecho exclusivo hasta los 5 meses y medio y ocasionalmente hasta los 2 años, no fueron las revistas ni los libros ni los artículos, fue ella quien me enseñó como amamantarla, es simple , sólo debemos aprender a escucharlos.

1 comentario:

  1. Para ser mamá solo se necesita bailar el baile del cual los hijos son los anfitriones, ellos llevan el compás y te van dando la guía perfecta para lograr esa sincronía única entre los dos.

    ResponderEliminar