viernes, 27 de julio de 2012

Arrunchaditos


Por: @Punketa

Al principio no me gustaba la idea de dormir con mi hijo recién nacido, es más no comparto del todo la idea del colecho. Siempre tuve presente que el espacio de cada uno se respeta y que mientras él pueda dormir en su cama o cuna. Apenas Eric llegó a la casa durmió en su cuna, con su colchón reclinado para el reflujo, sus cobijas y su almohada. Yo muy tranquila dormía en mi cama, que de por si era una cama sencilla entonces por cuestión de espacio tampoco había mucha oportunidad.

Mi espacio era vital, puesto que los dolores e incomodidades propios de los últimos meses del embarazo son horribles y lo que más quería era dormir un poco más tranquila. Sólo una vez, Eric lo dormí en mi pecho y la verdad me dormí también con él, por lo que mi cuerpo empezó a inclinarse. Me di cuenta a tiempo que me había reclinado e inmediatamente lo pasé a su cuna. Eso muy un momento muy maluco porque lo que menos quería era que Eric lo lastimara por mi culpa.

Como dormíamos en la misma habitación, su cuna siempre estaba al lado de mi cama por lo que me permitía estar atenta a cualquier llanto o incomodidad que pudiera tener. Los momentos en que Eric dormía en mi cama eran para sus siestas o simplemente para arruncharnos a ver una película.

Hace poco hice la inversión de una cama más grande por lo que la cuna ya no tenía espacio y empecé a dormir con él. Eric es un niño que se mueve mucho y puede amanecer del lado contrario del que se le acostó entonces el cambio para mí fue grande, no solo porque compartíamos la misma cama sino por la cantidad de movimiento que hasta una vez se sentó dormido y cayó nuevamente encima de mi cara. El susto fue enorme y menos mal no pasó a mayores.

Y es que todo no es malo al dormir con él, al contrario hay muchos pros que les voy a compartir:

-Para dormir siempre se me arruncha y quiere que lo abrace. Eso no se cambia por nada en el mundo. Viendo televisión o simplemente con la luz apagada, arruncharse con él es un sentimiento único.

-Si aún no puede conciliar el sueño, empieza con su mano a sentir a ver si estoy en algún lado de la cama y lo que hace es volverse a arrunchar. Hermoso.

-Al levantarse lo que hace es empezar a decir: mami, mami, mami repetidas veces hasta que abra los ojos o si no empieza a jugar caballito conmigo. Eso si no tiene palabras, me encanta aunque me quite el sueño inmediatamente.

Ahora ya que tiene una cama propia, algunas veces quiere dormirse conmigo y en otras ocasiones simplemente duerme en su cama sin rechistar. Yo no más dejo que siga experimentando en su nuevo espacio hasta que las cosas sigan su curso normal

No puedo decir que el colecho sea malo ni bueno, sólo que he podido experimentar de ambas situaciones. Así mismo como mis papás me enseñaron a dormir y hasta tender mi cama desde muy pequeña, espero que Eric también sienta esa pertenencia con sus cosas y tenga responsabilidades de acuerdo a esto.

Amo dormir arrunchado a mi hijo, pero es cierto que como mujer también necesito mi espacio sea sola o acompañada para poder descansar como es debido.


1 comentario:

  1. Creo que cada caso y cada niño es distinto, mi hijo esta a punto de cumplir los 5 años, tiene su pieza su cama y su espacio pero aun así algunas noches llega a dormir con nosotros en el invierno la mayoria, ya que en el verano duerme toda la noche solito en su habitacion y sin problemas. No puedo compartir opinion sobre si uno crece o no inseguro ya que yo a pesar de tener siempre mi pieza cama y espacio, dormi con mi mamá hasta que nacio mi hijo me encantaba estar con ella y charlar hasta taaarde estando acostadas, no me siento una mujer insegura o que esto haya afectado en mi vida!

    ResponderEliminar