viernes, 27 de julio de 2012

Yo digo NO

Por: @Morganadeleon

Sé que hay muchas teorías a favor del colecho, para fortalecer los lazos entre la madre y sus hijos, hacer que la relación sea más fuerte y que ese pequeño bebé sienta todo el amor que su madre tiene para dar. Pero a veces, me gusta ir contra la corriente.
Antes que nada, quiero dejar muy claro que no es mi intención juzgar a nadie por sus métodos de crianza, lo importante es que cada mamita es un mundo diferente, cada hijo tiene necesidades diferentes a las que nosotras, debemos adaptarnos y cada quien recurre a lo que su instinto y experiencia le dictan.
Frente al tema del colecho, no estoy de acuerdo, tal vez, porque desde muy pequeña he sido muy independiente, no me gusta el arrunche y pido a gritos mi propio espacio.
Cuando Martín nació compartí la cama con él las cuatro primeras noches, luego se fue para su corral. He sabido de muchas historias de mamitas que en mdeio del cansancio y agotamiento propios de la maternidad, quedan profundamente dormidas y sin darse cuenta, asfixian a sus hijos son las cobijas o el propio cuerpo.
Puede que suene catastrófico y da a pensar que son mamlas madres, pero este es un accidente recurrente en los hogares.
Fue un temor enorme para mí, lo último que quería era que mi hijo llegara a medio ahogarse por mi culpa, por eso, siempre ha estado en su cuna y hoy, cama.
Por motivos logísticos, debemos compartir la habitación, situación que espero cambie en el transcurso de este año, pero él tiene claro cuál es su espacio y cómo lo debe mantener, auqnue no siempr elo haga.
Considero que, en alguna ocasiones, el colecho hace que los niños crezcan inseguros, absolutamente dependientes y con actitudes negativas hacia su crecieminto personal. Tengo un ejemplo muy cercano para hablar de ello. Mi herman tiene 18 años y está en primer semestre; todavía comparte la cama con mi mamá. Tuvo su propia habitación, pero no la mantuvo por mucho tiempo porque tenía que tender la cama y arreglar el espacio. Se volvió dependiente de mi mamá para esos aspectos tan básicos de la vida.
En mi ejemplo, he visto la incapacidad de ella para asumir responsabilidades con la casa, con la familia y con ella misma.
No quisiera que mi hijo fuera así, quiero un hombre independiente, organizado, resuelto y seguro de si mismo, por eso, desde que nació, resolví que él tuviera su lugar y entendiera el valor de él, que no puede estar siempre a su mamá, auqnue ella siempre esté para él.

5 comentarios:

  1. Respeto el no colechar, cada familia escoge lo que más va con ellos, pero hay varias cosas que no comparto. Lo primero, respecto a la seguridad del colecho, si sigues unas normas básicas de seguridad no hay riesgo de asfixia (no dormir en sofás, no colechar si se ha bebido, tomado pastillas o cualquier sustancia psicoactiva, no colechar si hay problemas de obesidad, si se fuma, se puede tener onecñna sidecar...) , te aseguro que no será el colecho lo que está haciendo a tu hermano dependiente, probablemente tu madre hace otras muchas cosas que están haciendo de tu hermano el tipo de persona que es, no darle responsabilidades, hacer las cosas por el... y el además parece muy acomodado a esa situación... los niños tienen sus tiempos, y aunque tu objetivo a largo plazo sea que tu hijo sea independiente y capaz de valerse por si mismo (comparto ese objetivo, yo criaré a mi hija para que sea así también) pero no veo que intentarlo desde tan pequeño, cuándo es un ser dependiente por naturaleza sea la mejoor opción. Yo considero que si mi hija ahora sienta las bases de su seguridad sabiendo que yo voy a estar ahí para ella, que no tiene que tener miedo, cuando sea mayor será más segura, y ir, empoderándola para que vaya dejando de necesitar poco a poco mi figura de ayuda. Y para esto el colecho me viene estupendo, pero te aseguro que no es lo único, tengo otras mil formas de demostrárselo y acompañarla en su crecimiento.

    ResponderEliminar
  2. Es bueno leer que no soy la única que le dice no al colecho. Lo he dicho un montón de veces yo duermo con mis hijas a veces pero creo que la pareja necesita un espacio para ellos, íntimo, y esa es la cama. Como todo espacio se puede compartir pero no quitar ese espacio totalmente. No soy menos mamá por eso ya que una cuando lo es posterga su vida de pareja bastante al darle prioridad a sus hijos pero ya llega la noche en que el bebé esta durmiendo y una quiere disfrutar a su pareja, aunque sea dormir abrazados. Y estoy de acuerdo contigo, mi hija mayor es muy insegura y supongo es porque durmió hasta muy grande conmigo y aún duerme con su abuela. Y lo supongo porque yo dormí con mi mamá hasta los 13-14 años por distintas razones y soy muy insegura también. En cambio mi hermana es todo lo contrario a mi una mujer exitosa e independiente.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La buena práctica del colecho no cría hijos dependientes como tu hermana. Hay un momento en que los niños deben ir a su propia cama y punto. Pero el colecho se practica en muchas culturas del mundo y en ninguna de ellas se considera malo o perjudicial para el bebé sino todo lo contrario. El compartir el cuarto con tu hijo también es considerado colecho, así que tú también lo has practicado.

    Ah y te cuento, se presentan muuuuchos más casos por muerte súbita en la cuna, cuando están solos que cuando comparten la cama con sus padres.

    ResponderEliminar
  5. La buena práctica del colecho no cría hijos dependientes como tu hermana. Hay un momento en que los niños deben ir a su propia cama y punto. Pero el colecho se practica en muchas culturas del mundo y en ninguna de ellas se considera malo o perjudicial para el bebé sino todo lo contrario. El compartir el cuarto con tu hijo también es considerado colecho, así que tú también lo has practicado.

    Ah y te cuento, se presentan muuuuchos más casos por muerte súbita en la cuna, cuando están solos que cuando comparten la cama con sus padres.

    ResponderEliminar