miércoles, 28 de marzo de 2012

Alimentos de la abuelita

Por: @Perenguena

Andrés va a cumplir 4 años próximamente y cada vez es más independiente. Cada miércoles, en el jardín toma una clase de cocina que hace que llegue a la casa no solo con una sonrisa enorme en su rostro sino alguna receta sencilla y deliciosa.
Pipe no aprendió a sentir amor por la cocina en el jardín, sino mucho antes. Fue mi cómplice durante los fines de semana de pancakes caseros o los viernes de guisados exóticos. Poco a poco y desde muy pequeño empezó a interactuar con los diferentes tipos de alimentos, los que me gustaban a mí, los favoritos de su papá, las frutas “extrañas” que traía su tío de sus viajes por carretera entre otros.

Los hábitos alimenticios de nuestros niños dependen en gran manera del ejemplo recibido en casa, de su entorno cultural y por qué no, en ocasiones de los gustos de sus padres.
Siempre he creído que el amor por la comida viene de la mano con las buenas experiencias que vamos generando en torno a ella. Muchas veces sentarse a la mesa, escucharlos o simplemente comer junto a ellos puede hacer la diferencia. A Pipe, particularmente el haberse sentido parte del proceso, de la creación del plato y el poder ofrecerlo a los demás, le genera una satisfacción notoria, y poco a poco ha ido fortaleciendo la disciplina necesaria para sentarse a comer lo que se le sirva, independientemente de que tanto le guste.

Sobra decir cuan orgullosa me siento de mi chiquitín, sin embargo el crédito más grande es de mi abuelita, quien ya lleva 22 años creando en mi esos hábitos alimenticios que ahora transmitimos juntas a Pipe, porque sus recetas son las más balanceadas y deliciosas que alguien haya podido preparar, porque logra crear con 3 ingredientes platos maravillosos que nunca se me hubiesen ocurrido y sobre todo por el esmero que pone en cada comida.

GRACIAS ABUELITA…

1 comentario:

  1. Fijate que de la abuela de Mari aprendi a hacer unos caldos y unas sopas poderosas, muy buenas, cuando Maria aun no sabia mascar ni tomar con cucharita le haciamos un licuado de verduras y carne/ollo que se veia asqueroso pero sabia re bine, eso era lo q mantenia a mi bebe saludable...las abuelitas saben much!

    ResponderEliminar