sábado, 10 de marzo de 2012

Decálogo de premios y castigos

Por: @Morganadeleon
  1.  Las reglas de funcionamiento de la casa donde habite el bebé y, posteriormente niño, deben ser claras desde el comienzo. Si se es padre o madre de varios niños, deben ser iguales para todos, sin preferencias de sexo  o edad, esto evitará enfrentamientos entre hermanos.
  2.   Es recomendable hablar constantemente con los niños sobre las consecuencias de sus actos. Toda acción trae consigo una reacción. Es nuestro deber, explicarles en un lenguaje abierto y entendible para su edad.
  3. Cuando les prometemos algo, por ejemplo, una salida a un parque de diversiones, no debemos dejar de hacerla, a pesar de que el niño haya tenido un mal comportamiento días cercanos a la salida; esto causaría que los pequeños pierdan la confianza en la palabra de sus padres. Recibirá el castigo necesario para su falta, pero sin quitar algo que se esperaba con anticipación y no tiene que ver con la falla.
  4. Es necesario que desde muy pequeños, los niños entiendan que en la vida todo tiene un precio, no específicamente económico, las cosas se deben ganar con esfuerzo y dedicación. Ejemplo: - Hijo: Mamá, quiero un Wii. – Mamá: Muy bien, te regalo el Wii si mantienes tu habitación en orden y levantas tus platos después de comer durante seis meses sin falta. Además de ganar tiempo con los quehaceres del hogar, se le enseña el valor de la perseverancia.
  5.   Los castigos deben ser totalmente fundamentados y el niño debe tener claro que es temporal.
  6.   Los castigos que mejor funcionan son aquellos que privan de algo muy deseado por determinado tiempo. Cada castigo debe ser de acuerdo a la edad y a las capacidades del niño.
  7. Jamás debemos quitar cosas fundamentales para la vida como la alimentación, el techo y la atención que ellos nos demandan como padres.
  8.  Los golpes e insultos no deben ser utilizados bajo ninguna circunstancia, degradan al niño, lo ridiculizan y dañan por completo su seguridad y autoestima. Hablémosles con el respeto con que quisiéramos ser tratados.
  9. Ante una rabieta o pataleta, lo peor que podemos hacer es perder la calma, debemos ayudar a que el pequeño se calme, explicarle que lo que hizo está mal y que debe asumir su castigo como consecuencia. Todo con un tono de voz suave y lleno de amor. Esto le transmitirá tranquilidad y entenderá mejor lo que le decimos.
  10. El AMOR y la PACIENCIA son las mejores herramientas para que los niños crezcan equilibrados, respetando a los demás, entendiendo que todo tiene un límite y celebrando el mejor premio de todos, la confianza en y de sus padres.

4 comentarios:

  1. Me encantó este decálogo, sobretodo el punto 8. Para muchos padres es difícil concebir la educación sin el maltrato físico y artículos como estos les enseña que siempre hay métodos y estrategias, que realmente si funcionan y les proporciona un mejor desarrollo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó, súper ese decálogo. @cats_caliope

    ResponderEliminar