miércoles, 7 de marzo de 2012

LA HISTORIA DE GUSTAVO

Les juro que me estaba rebanando el ceso, pensando en el post de la semana de la #Crianza, estaba pensando en como no quedar como una boba, sobe todo teniendo en cuenta que la mayoría de mis amiguitas blogueras y tuiteras son expertas en métodos de crianza y cuestiones maternas de avanzada, pero fíjense me encontré sin querer a Gustavo el protagonista de mi historia.

Ayer como todos los días me bajé de la van de mi empresa tipo 6:50 p.m. y caminé hacia mi casa, miré a la casa de mi vecino y en el bordecito de abajo estaba sentado un niño, con uniforme de colegio y maletín gigante colgado a la espalda, seguí mi camino rauda y veloz, lo único que quería era abrazar a mi pellusa, sin embargo, algo me hizo detener en la puerta, pensé ese niño luce muy triste y está solo, me devolví inmediatamente.

Hola nene, le dije, te pasa algo? y me miró con una carita muy triste y un puchero gigantesco y mi corazón de madre se arrugo, como pudo entre lágrimas e hipo, me dijo que dos pelaos (niños en mi tierra), se habían llevado su balón, son de mi colegio, de mi mismo curso pero no de mi salón, yo le digo: pero mañana hablas con la profesora y la directora de disciplina ellos deben devolvértelo, y el suelta a llorar y me dice, es que yo me lo traje sin decirle a mi mamá, yo le digo ella no te va a decir nada, es más factible que te regañe por que vas a llegar tarde por estar sentado allí.

Después de un rato de intentar convencer a Gustavo que se calmara y se fuera a su casa, el con un llanto aún más desgarrado me confiesa que no se va a su casa, porque de seguro su mamá le pega, yo le digo no ella no te va a pegar, seguro te regaña, y el con un gran suspiro me responde, es que ella ya no me regaña, yo soy un niño grande y estoy en quinto, así que ella me pega, y vi un miedo tan grande en esos ojitos negros, que sentí mucha rabia, le dije igual vete a tu casa, seguro no te pega, pero mira ya es tarde, ya son más de la 7:00 p.m. no te va a pasar nada, y sin más Gustavo se fue corriendo pero no en dirección a su casa sino al otro lado, a donde queda el colegio, supongo que a ver si encontraba a los niños que le robaron su balón.


La reflexión creo que es clara, que método de crianza es ese en el cual tu hijo te tiene terror, no se pero tampoco me cuenten, el terror solo lleva a tomar malas decisiones, Gustavo se fue a las 7:15 p.m. a buscar unos niños, en lugar de ir a casa, un sitio seguro, a sentirse confortado por un gran abrazo de su madre y dejar de llorar por un beso de ella de esos que curan todo.

Yo creo que los niños necesitan disciplina, no comparto los golpes, pero creo que de vez en cuando una buena nalgada no está de más (no me maten!!!), sin embargo, no vas a moler a palos a tu hijo, lo importante es educarlos con el amor y el ejemplo, que ellos se sientan seguros contigo, un hijo no debería temer a un padre.

Eduquemos a nuestros hijos en el amor, el respeto y con el ejemplo, enseñemos a respetar y a valorarse.



1 comentario:

  1. Me parece terrible que un hijo le tenga miedo a sus padres, los padres deben estar ahí para enseñar, dar ejemplo y apoyar (entre otras cosas), no para aterrorizar a los niños, ese método de crianza creo que lo único que logrará será alejar cada vez más al niño de su hogar, hasta que llegue el día en que los padres no saben qué hace su hijo y ahí, se pueden presentar problemas realmente graves. Interesante post, me gustó y me hizo reflexionar, gracias.

    ResponderEliminar